Inicio - Noticias Turísticas - Quibor celebra la procesión de Nuestra Señora de Altagracia

Quibor celebra la procesión de Nuestra Señora de Altagracia

virgenalatagracia6962

Este viernes se llevará a cabo la procesión  de Nuestra Señora de Altagracia en Quibor, estado Lara. Tradición que se celebra cada 22 de enero, y que reúne la fe de cientos de creyentes, inundará las calles en su visita número 134, reseñó El Impulso.

El secretario general de gobierno, Erick Valles, explicó que se pondrán en marcha el Plan de Atención Social en la plaza de La Ermita, una retreta en la glorieta de la plaza Bolívar y la colocación de los puntos de hidratación que funcionarán el día de la procesión. Destacó la importancia que desde la gobernación se le está dando a todas las tradiciones larenses, entre las que no podían faltar las religiosas.

Las actividades comenzaron el sábado con la bajada del lienzo hasta el trono en el que la trasladarán hasta la iglesia Nuestra Señora de Altagracia. El viernes, a las seis y media de la mañana, se realizará una caminata desde la plaza Yacambú hasta la Pepe Coloma, en la que esperan una nutrida participación.

Renovación espiritual
Para el padre Havis Escalona, este viernes la procesión será especial por estar enmarcada en el año de la misericordia en el que todos debemos descubrirnos como hermanos y no como adversarios. “Tenemos la oportunidad de una renovación espiritual de nuestras vidas pues se trata de una gran experiencia de fe con mucha connotación religiosa”, afirmó.

La misa que se celebrará el viernes a las cuatro y media, previo a la partida del recorrido, será dada por el arzobispo de Barquisimeto, monseñor Antonio López Castillo. El lienzo con la imagen de la Virgen de Altagracia retornará a La Ermita el sábado 5 de marzo.

La leyenda
La historia reseña la aparición del lienzo como un milagro pues le apareció a un quiboreño que, a petición de sus hijas, había hecho varios viajes en su búsqueda, hasta encontrarla sobre una mesa en una posada donde se albergaba.

Igualmente se cuenta que un agricultor que estaba a punto de ahogarse en un río, dirigiéndose al cielo pidió fuese salvado, pero como no se acordó en ese momento de ningún santo invocó a una “virgen de la caimana”, recibiendo desde entonces ese popular calificativo.

 

 

vía: El Impulso

Déjanos tu opinión ▼

Opiniones